Pentagram mejora la legibilidad del logo de Fisher-Price

Fisher-Price es una empresa de juguetes para niños pequeños, la cuál fue fundada en el año 1930, en la actualidad es una subsidiaria del gigante Mattel, una fusión que se dio desde 1993.

Pentagram junto a un equipo liderado por su socia Emily Oberman han diseñado la nueva identidad de Fisher-Price.

Una identidad más divertida

Pentagram ha tenido la dura tarea de crear una identidad mucho más divertida, que le de un sentido más lúdico y relevante a la marca Fisher-Price que ha estado en el mercado estadounidense por casi 90 años.

Fisher-Price se destaca en la categoría de juguetes para bebés y preescolares, han impulsado el aprendizaje y diversión.

La nueva identidad se basa en la herencia de la marca, para crear un lenguaje visual completo e incluye un tipo de letra personalizado, mensajes, dirección de arte y comercialización.

Fisher-Price, Histórico de logotipos.

Pentagram junto a Fisher-Price

Para nosotros siempre es un honor el poder ver el material desarrollado por la agencia Pentagram.

La nueva identidad ha sido desarrollada por el equipo de Pentagram quienes han mejorado la lectura del logotipo, además de que han agregado todo un kit flexible a la identidad de Fisher-Price para poder ser mucho más versátil en diversos entornos.

Hay una gran cantidad de elementos nuevos, todos ellos muy coloridos, y que son capaces de formar patrones para mejorar la comunicación. Además utilizan una tipografía no convencional que expone los valores de la marca que según el comunicado de prensa son: «diversión, acción, juego, celebración, tontería y alegría».

Una identidad centrada en el «Toldo» Rojo

Desde que Mattel adquirió Fisher-Price en 1993, un año después estrenó el logotipo que todos conocemos del toldo rojo, pero en esta ocasión Pentagram lo ha mejorado al reducir un poco las curvas, pero sin eliminar su herencia.

El logotipo se ha simplificado en tres semicírculos (el diseño anterior poseía 4) además de: «utilizar una geometría limpia y simple como base para un lenguaje visual expandido». (Internamente, el toldo reestructurado también simboliza a los tres fundadores de la compañía: Herman Fisher, Irving Price y Helen Schelle, así como la intersección de padres e hijos).

El logotipo se ha redibujado en minúsculas, con letras un poco más refinadas que el original pero aún peculiar. Además hay otros detalles como: «El guión entre los nombres ahora es un semicírculo, haciendo eco del borde festoneado, así como las sonrisas en los rostros de la Gente Pequeña».

Una tipografía nueva

La tipografía nueva se basa en la herencia del tipo de letra Cheltenham y ayuda a expandir los usos en la comunicación.

«El equipo de Pentagram investigó la publicidad y el empaque temprano en los archivos de la compañía y vio que el tipo de letra Cheltenham se usaba constantemente para todo, creando un tono de voz tipográfico inteligente y alegre para la marca. La nueva marca denominativa influyó en un tipo de letra propietario completo llamado Let’s Be Glyphs, un semi sans serif que hace un gesto a Cheltenham y a las formas de letras del logotipo original de Fisher-Price, y una alternativa lúdica, Let’s Be Glyphs Bouncy, con caracteres rotados y una línea de base desigual, ambos creados con el diseñador tipográfico Jeremy Mickel. Las comillas y los apóstrofes aparecen como semicírculos. El tipo secundario se establece en el sans serif limpio y moderno Maax».

Estos son los dos tipos de letras utilizados en la nueva identidad.

«El logotipo principal está unido por dos monogramas, una «burbuja» circular y una versión abreviada del toldo llamada «etiqueta de la bandera», ambos con un «FP» en minúsculas redibujado. En las aplicaciones, el toldo rojo se puede extender para adaptarse al lema u otra copia (un dispositivo al que los diseñadores se refieren como la «alfombra roja»). Por sí solo, el toldo se puede usar como un simple ícono gráfico que se puede colocar en cualquier lugar, adjunto a la tipografía del lema, oculto en la fotografía promocional, o usado en empaques y exhibiciones de tiendas, marcándolo instantáneamente como Fisher-Price.»

Página web del proyecto de Pentagram.

En este vídeo podemos ver el nuevo eslogan de la marca de forma animada.

El nuevo eslogan de la marca es Let’s be kids, que en español sería algo como: Seamos niños.

Nuevo elementos gráficos

La identidad de Pentagram ha utilizado una serie de iconos que también son protagonistas de alguna línea de productos como por ejemplo la línea de ropa para bebé.

«Los elementos gráficos pueden combinarse en patrones y usarse para construir «Play-moji«, ilustraciones tipo emoji inspiradas en las caras de Little People en los juguetes. El enfoque apropiado para la edad pasa de ilustraciones lindas para bebés a un uso más «adulto» de patrones para niños mayores. El aspecto alegre se transmite a lo largo de la marca, incluida la publicidad impresa y digital y la comercialización minorista. Pentagram estableció nuevas pautas para la dirección de arte de la fotografía que enfatiza el juego, la imaginación y los niños que interactúan con sus familias. Trabajando en estrecha colaboración con el equipo de Fisher-Price, los diseñadores de arte dirigieron la primera sesión de estilo de vida utilizando las nuevas pautas, fotografiadas por David Robert Elliott en Buffalo, Nueva York, donde se encuentra la compañía.»

Pentagram desarrolló una serie de iconos basados en los juguetes de Fisher-Price de  Little People.

Elementos coloridos y patrones son la base perfecta para las diversas aplicaciones.

Una serie de fotografías que se basan en la felicidad y las experiencias que viven los niños que son parte de la familia fisher-price.

Análisis de la identidad de Fisher-Price

El trabajo realizado por Pentagram es de un nivel muy alto, se ha respetado la herencia de la empresa pero se ha mejorado su legibilidad.

Cuando vemos el logotipo, será el ojo entrenado quien notará los ligeros cambios para bien, por ejemplo el utilizar menos curvas en el toldo, detalles muy agradables en la tipografía como la letra «f» que se fusiona con el punto de la «i», o el semicírculo que separa las dos palabras que también se parece a las curvas del toldo.

Se mantiene la misma tipografía pero esta vez se coloca toda la palabra en minúscula, eso al menos a mí me transmite la idea de que estamos ante una marca para niños pequeños.

Luego a nivel de aplicaciones, podemos ver como el lenguaje visual funciona a la perfección mezclando las nuevas tipografías, los patrones, los emojis e incluso los monogramas, para transmitir el mensaje que pretende lograr: «una conexión emocional y recrear la sensación que los consumidores tenían cuando jugaban con juguetes cuando eran niños».

Referencias:

Deja un comentario