• Andres Guzman

    Excelente Articulo Lyn, me gusta como sacaste una moraleja para el mundo del diseño, de una pelicula de Pixar

  • Concuerdo en algunas cosas contigo. Soy diseñadora de profesión y me encanta mi pega. No todos son diseñadores, no todos pueden diseñar. Siento que una buena base de diseño te hace profesional.. estudié en una universidad donde el diseño era la respuesta creativa a problemáticas que desencadenaban una necesidad en las personas, por lo tanto generaban un problema. Si partimos por esa base, el diseño ademas de estar justificado está bien desarrollado. Actualmente siento que existen universidades que el planteamiento de diseño que tienen es “hacer cosas bonitas y saber ocupar muchos programas y ni hablar del concepto”, el programa es una herramienta que te permite llegar a resultados, pero manejarlo no te asegura un diseño increíble. El diseño necesita, antecedentes, análisis, prueba y error, justificación, toma de decisiones, bosquejos, prototipos, más prueba y error y así hasta llegar a un buen resultado que solucione la problemática de forma creativa. Muy pocas universidades tienen esa visión y creo que se comete un error, porque se generaliza al diseñador como un personaje que “hace monitos”. Buen articulo, saludos!

  • Sara

    Citando películas de Pixar, un mensaje parecido, pero más duro, lo tienen en Monster University. A parte de ser la típica película de universidad y fraternidades enfrentadas, el sub-mensaje que se va hilando a lo largo de la trama es: “la formación no sirve de nada sin el talento, pero el talento no sirve de nada sin formación”

    Reconozco que es desolador cuando una película, infantil o no, te dice a la cara “a veces da igual cuánto te esfuerces o quieras una cosa, si careces de talento, no sirve de nada”. Es totalmente lo opuesto del típico mensaje de “si quieres mucho una cosa, con esfuerzo, puedes conseguirla”, es duro pero es real, no siempre con esfuerzo y dedicación puedes ser algo, o al menos no llegar todo lo lejos que imaginabas. En la película, el personaje que se ve afectado por ese descubrimiento acaba aceptando su situación y empleando todo lo que ha aprendido de otra forma que acaba por llenarle igualmente y que me recuerda a la frase de Jack Black en School of Rock “aquellos que no saben hacer, enseñan….. y aquellos que no saben enseñar se convierten en profesores de deporte”.

    Por otro lado, la parte que corresponde a “el talento no es nada sin formación” es perfecta para evitar la comodidad del que se le da bien una cosa pero se queda en lo que le sale de forma natural, sin preocuparse en darle fondo o forma. Es irresponsable no dar formación al talento y considerar que es suficiente porque se te da bien y punto.

    Ratatouille es una de mis películas preferidas, precisamente porque lo relaciono mucho con el mundo del arte y el diseño. Ya en la facultad la usaron de ejemplo cuando quisieron explicarnos lo que es la “perspectiva”, el conectar con las emociones de la gente a través de elementos que hayan vivido, experimentado, sentido… Un buen libro, un buen anuncio, una buena ilustración, película o una buena imagen es la que conecta contigo directamente y te habla de algo que ya conoces, que has vivido y que te emociona de forma positiva, que te ayude a sentirte identificado por lo que sí has experimentado y no por la imagen irreal de cómo te gustaría ser.