El Museo Ashmolean presentó su nueva identidad por la agencia Blast

El Museo Ashmolean recibe su nombre de su fundador Elias Ashmole (1617-1692), y fue establecido en 1683. Se trata del primer museo moderno en el Reino Unido.

Elias Ashmole según su biografía era un monárquico, abogado, anticuario, erudito y coleccionista, quién decidió entregar su colección a la Universidad de Oxford en 1677. Para ello llegó a un acuerdo con la Universidad para construir una institución dedicada al avance del conocimiento para albergar las colecciones.

La nueva identidad ha sido realizada por la agencia londinense Blast.

El Ashmolean Museum Oxford es uno de los museos más visitados del Reino Unido. «En el  se encuentran medio millón de años de historia y creatividad humana, desde momias egipcias antiguas hasta arte moderno y mucho más».

La agencia Blast se encargó de crear una nueva estrategia e identidad de marca alineada. El resultado es una identidad que pretende ayudar a guiar al público a través de las colecciones y exhibiciones de clase mundial del museo, «Compartiendo las historias de las personas a través de las culturas y a través del tiempo».

Detalles del monograma.

Un monograma de la A con una barra extendida

El protagonista de la identidad es su monograma de la «A» que posee una barra transversal extendida, una idea que se inspira en una línea de tiempo, y como indican en el sitio del proyecto: «crea un símbolo distintivo y audaz para Ashmolean, una marca abreviada, reconocible en tamaños pequeños y desde la distancia. Al crear una piedra angular para diseños tipográficos, el logotipo indica información clave, fechas, eventos, arte o artefactos. El enfoque crea un estilo de marca Ashmolean distintivo pero flexible, con el cambio de posición del logotipo que permite que los diseños tipográficos varíen, desde la izquierda alineada hasta la centrada e incluso vertical. Creada para la era digital, la identidad de la marca cobra vida a través de la imagen en movimiento, trabajando en las pantallas de información y las plataformas digitales del museo».

Ampliar la audiencia del Museo Ashmolean

Entre los objetivos de la nueva identidad, el director de la agencia  Blast, Paul Tunnicliffe, comenta: «Queríamos ampliar el alcance de Ashmolean» y «aumentar el tamaño y la diversidad de la audiencia visitante». Esto se logra con la nueva estructura de la marca, para que sea más reconocible y memorable.

La identidad anterior tenía muchos problemas de legibilidad. Tunnicliffe dice: «No fue diseñado para funcionar eficazmente en plataformas digitales y hubo problemas con la creación de productos y productos de marca atractivos».

Con medio millón de años de historia, era importante crear una identidad que fuese flexible y pudiese armonizar con las diferentes colecciones.

«Nos ha impresionado la capacidad de Blast para comprender nuestras necesidades y encontrar soluciones inteligentes y creativas. En ocasiones, hemos sido un cliente exigente, pero Blast ha trabajado pacientemente en cada etapa del proyecto con nosotros, asegurando que todos nuestros intereses también esten presentes. Estamos encantados de cómo nuestra nueva identidad de marca refleja tanto la historia de Ashmolean como nuestra visión para el futuro».

Theresa Nicolson
Gerente de Marketing – Ashmolean Museum Oxford

 

El logotipo tiene como función principal «señalizar información, fechas, eventos, arte de artefactos» y «cobra vida» en las diversas aplicaciones. El diseño se puede ver en diferentes escalas y entornos digitales como parte de una versión a la vanguardia.

El tipo de letra que se utiliza para los materiales de comunicación es Hurme Geometric Sans 2.

 

Análisis de la identidad del Museo Ashmolean

El logotipo anterior presentaba una tipografía condensada, en donde la única letra diferente era la «O» como centro de un todo. Obviamente aprovechando las metáforas que se pueden encontrar en un círculo.

El nuevo diseño se basa en un monograma con serif, que se coloca junto a una barra extendida que emula una línea del tiempo. En general la identidad visual, aprovecha el elemento principal del logotipo que ahora es mucho más escalable y legible.

En las aplicaciones vemos como la barra transversal, se mueve como si fuese una línea del tiempo, y el monograma cambia de posición según sea la necesidad. El diseño se puede ver en diferentes materiales que van desde brochures, entradas, libros, camisetas y bolsos.

Referencias:

Deja un comentario